miércoles, 22 de septiembre de 2010

Charla dulce charla

El lunes Miranda me invitó a almorzar después de varias semanas sin vernos.
Me quería avisar que vuelve a EE.UU pero el asunto es que quiere que me valla con ella.
Le dije que no, que es imposible. Me preguntó por qué, y le dije que ya soy una persona adulta e independiente y que me gusta manejarme a mi manera.

De repente la conversación empezó a virar para cualquier lado y como siempre empezó con sus imposiciones.
Obviamente que yo no me quedaba atrás y todo se iba complicando cada vez más.

- Si no te desprendes de determinadas personas nunca vas a poder seguir adelante Emiliana –dijo despectivamente sacudiendo migas de la mesa-
- Como hiciste vos?
- No cambies de tema, sabes perfectamente de que te estoy hablando…
-me sonreí sarcásticamente y no le respondí- Hay cosas de las cuales uno no puede estar pendiente toda la vida, hay que dejarlas atrás.
- Se ve que vos sabes bastante sobre desprenderse, nunca fuiste muy apegada a nada… ni siquiera a la que alguna vez trató de ser tu familia…
- Si queres decirme algo decilo directo.
- Creo que me entendiste
–dije cortante-

Ella siguió comiendo muy tranquila, mostrando su sonrisita sínica.

- Digo –dijo zarandeando el tenedor en el aire- siempre te quejaste de mi “mano dura” con vos, pero sos igual de dura cuando de defender una postura se trata. Eso en las relaciones de pareja debe servir mucho… -dijo mirándome directo a los ojos-
- No sé. Opina vos que estas tan capacitada –dije chicaneándola-

La “charla” siguió en malos términos, como siempre.
A Miranda no le gusta que la contradiga y cuando ve que las cosas no se inclinan a su favor tiende a sacar cosas que sabe que no me gusta hablar. Como el tema Ian y Franco que inevitablemente lo saco a flote en un manotazo de ahogado para retrucarme cosas que yo le estaba diciendo.

Y supongo que en estos días se estará por ir.
No sé como realmente pudo pensar que iba aceptar, si en el tiempo que hace que esta en Bs. As, me sobran los dedos de una mano para contar las veces que la vi.

4 comentarios:

  1. Quizá es mejor que nos lo digan así..

    ResponderEliminar
  2. mi mamà no quiere que yo me vaya de acà, y yo me quiero ir alla.
    siempre pasa algo, pero bueno meterse en tus temas para herirte ? eso no se hace.
    Debe ser mas complicado el tema, uno nunca puede terminar de explicar como son als cosas y pq son asi. Lo importante es tu seguridad. Si vos queres eso, tenes que estar segura y quedarte donde crees y sentis que tenes que estar.
    un besote

    ResponderEliminar
  3. si no se ven, quizá no sea tanta la necesidad de estar cerca-
    yo sé que no podría estar sin mamá, quizá deba aprender como dice Miranda a desprenderme.

    ResponderEliminar