martes, 24 de noviembre de 2009

Les presento a "Miranda"

Desde que era chica tuve una relación particular con ella.
Siempre se ocupó de todo lo relacionado con mi crecimiento, mis actividades extra curriculares y ese tipo de cosas.
Nunca le reproché nada, nunca sentí la necesidad de hacerlo. Si bien no tuve su cariño, tuve su atención de otro modo, y mal que bien estaba presente.

Los problemas empezaron cuando las cosas estaban mal con mi papá.
Ella empezó a ausentarse por temporadas largas, se iba bastante seguido de viaje y como lo requería su trabajo, papá tampoco estaba.
Así fue como empecé a hacerme cada vez más independiente, a tomar mis propias decisiones y a no extrañar.
Cuando estaban los dos, cosa que no pasaba muy a menudo, eran las épocas de cenas en silencio, de vacíos, de discusiones a puerta cerrada y de épocas en que pasaba mucho tiempo en la casa de Cande.

Cuando yo tenía 13 años se divorciaron y como debía ser, me fui a vivir con Miranda.
El tiempo que viví sola con ella fue exactamente igual que cuando vivíamos todos juntos, nunca había nadie en casa.
Ella siguió con sus viajes y sus salidas con sus amigas pero también intento volver a reanudar la relación con papá, pero con el correr del tiempo y con cada intento fallido ella se fue poniendo más fría conmigo.

Faltando un mes y medio para mis 15 años decidió irse a vivir a EE.UU. y así como ella yo decidí quedarme en Bs. As.
No festejé mis 15 y me fui con papá y Candelaria a Bariloche donde estuvimos quince días.
Lo único que recibí de ella fue una postal y plata.. como si fuera que eso arreglaba algo.

A partir de ese momento mi relación con ella se fue desgastando cada vez más… hasta el punto en que empecé a llamarla Miranda.
Vino solo dos veces a visitarme y muchas otras se enojaba porque yo no iba.

Cuando terminé 5º año hacía poco tiempo que me había separado de Franco y ella insistía en que fuera para su casamiento con Renzo.
Y así lo hice.
El hecho fue que pase dos de los tres meses que me quedé en la casa de la abuela Elena (mamá de mamá), que vivía allá desde hacía varios años.

Estando allá tuvimos una fuerte discusión por como se había comportado años atrás..
Me dijo que no pudo hacer otra cosa, que siempre pensó que era mejor que yo fuera fuerte para que cuando fuera grande no sufriera por cosas como por las que ella sufría.

La felicité y le dije que había hecho un buen trabajo… y después de eso no la vi hasta el sábado cuando llegó de sorpresa el sábado.

La quiero, y sé que ella me quiere a su modo.
Solo que ya no tenemos nada en común…

Simplemente me acostumbré a que ella no este en mi vida.

13 comentarios:

  1. Te entiendo tanto Emiliana ,ese sentimiento de vacio ...esa tristeza....yo siempre he estado cerca de mi mama ,cerca en terminos fisicos ,pero en realidad parece que vivieramos en mundos distintos ,no la "siento" conmigo ,parecemos dos conocidas que hablan del tiempo ,de la moda ,de los niños ,etc ,etc,etc...
    Como tu dices ,yo se que me quiere ,a su modo ....

    ResponderEliminar
  2. Todos queremos a nuestro modo, lo importante es aceptarlo.

    ResponderEliminar
  3. No sé como llegué pero me movió tu historia... mientras Miranda sepa que la querés y vos que ella te quiere, alcanza... las ausencias a veces hacen que eso se distorsione demasiado, es bueno que lo tengas en claro..

    ResponderEliminar
  4. Simplemente me acostumbré a que ella no este en mi vida.
    Es increíble como uno se acostumbra a que una persona se ausente, hasta el punto de que los sentimientos ya casi ni se sientan, o se sientan de manera distinta.
    Igual, esta bueno que aclares que la queres, y como sabes, ella a su manera te quiere.

    ResponderEliminar
  5. ella no esta en tu vida, pero sabes bien que se quieren, de una manera diferente, quizas no la que desearías, pero se tienen afecto.

    ResponderEliminar
  6. Por lo menos sabés que te quiere.. que lo haga bien o mal ya es otro tema. a estas alturas ya no importa, no?

    ResponderEliminar
  7. Exactamente.
    Uno se acostumbra a las cosas, y para mi es totalmente normal que Miranda sea como es conmigo.
    Obviamente que la quiero porque es mi madre, y a pesar de todo supongo que hizo lo que pudo.

    ResponderEliminar
  8. Ojala algun dia puedan recuperar el tiempo perdido...

    ResponderEliminar
  9. Obvio que es dificil tener una relación así, pero al menos tenés ese sentimiento de quererla y de saber que ella tmb lo hace. Lástima que haya estado ausente tanto tiempo..
    Un beso Emi!

    ResponderEliminar
  10. Te entiendo, tengo una relación parecida con mi mamá.
    Cabe la posibilidad de que quiera recuperar el tiempo perdido, pasa a veces, con el paso de los años... Hay que ver si se puede.

    ResponderEliminar
  11. Es dificil, pero ojala algun dia puedan recuperar el tiempo perdido!

    ResponderEliminar
  12. Quizas el hecho de que vivan separadas es mas sano.
    Cuanta gente hay que no se puede ni ver con los viejos, y a un así sigue viviendo con ellos, torturandose.


    TE mando un beso emi,
    cuidate
    Ara

    ResponderEliminar