martes, 1 de mayo de 2012

Love her

Pasar tiempo con Helen es lo más. Te relaja a un nivel que bajás, o te bajá de un hondazo.
Eeee, Eee, Eeeee todo el tiempo (ni intenta decirme tía, escucha a todo el mundo llamarme Ems que implementa la “E” en tono de grito chillón) para mostrarme lo que está haciendo, y a mí que se me cae la baba por verla tan activa e independiente.

Arrastra una jirafa que tiene 20 cm menos que ella por todo el departamento, de acá para allá, mientras lo sigue a Enko que se esconde para dormir. Pero el chacho sabe que cuando la enana está en casa, es otro el cantar y hay que despertarse para estar a sus pies.

Ella muy pancha usa mi mesa ratona de tambor mientras yo hago un bizcochuelo, pero antes de que la existencia de la mesa flaqueara la lleve cerca mío y le di una ollita con la que me hizo espectadora selecta de un concierto que Agarrate Catalina.

Comimos el bizcochuelo con dulce de leche sentadas en el sillón y después a leer un cuento sentada a upa de la tía, actividad que viene siendo la fija desde hace semanas y ella se queda quietita, y después dormida. 

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La verdad, igual hay un niño dentro de todos. Algunos lo tienen más a flor de piel que otros... pero está!

      Eliminar
    2. que lindas!!!!!!!!!!!!
      ¿faltara mucho para que llegue una linda Helen a mi vida?
      quiero un/a sobri para consentir mucho!!!
      un beso grande eeeeeeemi linda.

      me cambie otra vez de diré, acá te la dejo:
      http://05junio2010.blogspot.com.ar/

      Eliminar
  2. Que ternura!
    Mi sobrina es terrible... tiene un carácter! Uno de mis perros juega con ella un rato y después me mira como diciendo "por favor, sácamela de encima" jajaja

    ResponderEliminar
  3. Son un festìn los chiquillos! La mìa es una artista que no para d dibujar, recortar, pegar y desordenar princiipalmente!!! Y por supuesto... a la hora de la almohada es Ley la lectura de cuentos (si, varios, uno no alcanza).

    ResponderEliminar